RSS

Archivos Mensuales: septiembre 2014

CÓMO SOBRELLEVAR EL EMBARAZO EN VERANO

EL EMBARAZO EN VERANO

embarazada-verano

Lo sé, está haciendo tanto calor que sientes que hasta te sobra tu querida barriguita. Comprendo que hasta sufres claustrofobia de ti misma en las largas noches de verano en las que el aire acondicionado al mínimo no es suficiente y tu marido se queja de que tiene que taparse con la manta del frio que hace en el dormitorio. Seguro que te preguntas a ti misma si serás capaz de sobrellevar otro mes más a 46 grados de temperatura. Las mujeres a las que nos toca la recta final del embarazo en verano vivimos peligrosamente, al límite. No se ha creado zapato aún en el mundo capaz de albergar nuestros inflamados pies de Espinete, nos ponemos todos los días el mismo vestido reventón albergando la esperanza que aguante hasta el día del parto, por no hablar de los brazos de Popeye. Puede que este calor te produzca una profunda astenia y no te apetezca ni ir a la playa, ni a la piscina, ni pasear porque tu pueblo parece una calle del lejano oeste y tus piernas las columnas del partenón de Atenas. ¿Qué hacer? Pues todo aquello que no pudiste hacer durante el año, darte algún capricho, como hacerte otra Eco 4d o algún tratamiento estético en alguna  clínica de medicina estética en Valencia. Te aseguro que el día de mañana a pesar de todos los inconvenientes recordarás con ternura aquel caluroso verano que estuviste embarazada, recordarás cosas insignificantes pero especiales como éstas:

  • Libros increíbles para leer con los pies sobre la almohada: “El bebé es un mamífero de Michel Odent”, “Parir en movimiento”, alguna lectura de Carlos González…
  • Tomar limón granizado, Smoothies, yogur helado hasta hartarte
  • Esos días que se alargan, con una luz maravillosa
  • Sentir al bebé estirarse dentro de tu barriguita
  • Ir preparando sus ropitas, lavarlas, plancharlas, colocarlas en su habitación sin estrenar
  • El olor del trofolastin antiestrías que no volverás a utilizar hasta el próximo embarazo
  • Las caricias de tus seres queridos en la barriguita
  • Montar la cuna nueva y ponerle el osito que le has comprado
  • Las siestas que una vez nazca el bebé y vuelvas al trabajo no volverás a hacer
  • Bordar su nombre en los baberos
  • Acariciarte la tripita mientras le pones canciones con unos auriculares

Y de este modo sin darte cuenta a pesar de los 46 grados de Valencia y de los pies hinchados,  acaba por ser el verano de tu vida….

Mónica Vizcaíno GINECÓLOGA EN CLÍNICA PARC CENTRAL

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 15 septiembre, 2014 en Ginecología

 

Etiquetas: , ,